Isán enriquece su viaje

Isán es una región de Tailandia situada en el noreste del país sobre la meseta de Khorat con una extensión de 155.000 kilomeros cuadrados, algo más pequeña que Surinam y aproximadamente la suma de Andalucía y Castilla La Mancha en España. El mítico río Mekong delimita la frontera con Laos en el extremo oriental del país mientras que al sur se encuentra la República Popular de Camboya.

Forma parte de Tailandia desde el siglo XVII y fueron los tratados con los franceses a finales del siglo XIX y principios del XX  los que fijaron en Isan las fronteras del país con la Indochina francesa.

Ni desde el punto de vista histórico ni tampoco por su riqueza natural ha tenido el protagonismo de otras regiones como puede ser la cuenca del río Chao Phraya y ese es precisamente uno de sus encantos. El contacto fluido con los vecinos de Laos y su proximidad con el imperio Jemer de Angkor en los siglos XI y XII de nuestra era han dado como fruto una envidiable riqueza y diversidad cultural.

Por otro lado, hasta muy avanzado el pasado siglo XX permaneció un modo de vida basado en la autosuficiencia, circunstancia que aún hoy puede apreciarse tanto en la intensa vida social como en el estrecho vínculo que mantienen con la naturaleza y la tradición espiritual del Animismo, que junto con el Budismo ordena y explica el sentido de la vida.

Por lo tanto, incluir Isan dentro de su itinerario en Thailandia le va a permitir disfrutar de la hospitalidad de sus habitantes en un ambiente familiar en el que pronto se sentirá bienvenido y único, participar de la vida tradicional más genuina, curiosear en un universo tan distinto y sugestivo como es el de la religión de los espíritus, conocer magníficos lugares históricos y divertirse en sus parques nacionales.

Sin duda, visitar Isan enriquecerá su viaje a Tailandia.

Isan PRINCIPAL 1.jpg
Isan SMALL 1.jpg
Isan SMALL 2.jpg
Isan SMALL 3.jpg

Isan es una extensa llanura en la que el cultivo del arroz domina hasta el horizonte y su cosecha anual es vital para la economía de sus 21 millones de habitantes. Entre otras especies, aquí se produce el aromático arroz de jazmín.

Las bellas montañas de Phetchabun trazan el límite de las planicies por el oeste y en ellas se encuentran varios parques nacionales como el de Nam Nao.
La estación de las lluvias va de mayo a octubre y su clima es cálido. Los períodos de sequía son frecuentes fuera de los monzones así como las inundaciones fruto las de intensas lluvias tropicales.

La gastronomía del Norteste es reconocida en todo el país y su picante ensalada de papaya es uno de los platos típicos que no debe perderse si tiene curiosidad culinaria.
Respecto del idioma, su variante lingüística está vinculada al lenguaje Lao, no obstante tanto el idioma Thai central como el Lao y el dialecto propio de Isan son básicamente comprensibles entre sí. 

El Thai de la región central se ha promovido como lenguaje oficial y es el usado en los centros educativos, si bien en las últimas décadas ha cambiado la percepción respecto de las lenguas indígenas, un reconocimiento que se hizo presente en las palabras del Rey Bhumibol en 1989: “Las lenguas son herramientas de la humanidad. Son la manera de expresar opiniones y vehículo de la belleza, por ejemplo a través de la literatura. Es necesario preservar cuidadosamente  las lenguas”.
Según los eruditos en la materia hay cerca de 70 lenguas indígenas en Tailandia.

La vida en común siguiendo un patrón de trabajo cooperativo de la tierra y una intensa convivencia familiar les permite ser más eficientes en las tareas agrícolas y sentirse mejor protegidos frente a las posibles amenazas físicas y también las procedentes de los espíritus malintencionados.

Al mismo tiempo, aunque no siempre explícitas hay una abundancia de reglas sociales y un sutil control del comportamiento a partir de la benéfica influencia de los monjes buddhistas, los consejos de los líderes de la aldea, la presencia de los espíritus locales y las tradiciones encarnadas en los muy respetados mayores de la comunidad.

La mayor parte de las viviendas siguen un mismo diseño, elevadas sobre postes y con planta baja abierta. Una solución para protegerse de las serpientes, frente a las inundaciones y que resulta útil como espacio destinado a alojar al ganado y las aves de corral. 
Durante el día ofrece un espacio de trabajo con una apreciada sombra para las múltiples tareas domésticas.

Cualquier viajero occidental apreciará una más que probable diferencia con su país de origen y no es otra que la abundancia de niños, pura alegría, un privilegio de las sociedades agrícolas en las que la familia es el principal nucleo vital.

Isan PRINCIPAL 2C.jpg
Isan SMALL 4.jpg
Isan SMALL 5.jpg
Isan SMALL 6.jpg

CUANDO LA NATURALEZA SIGUE SIENDO NUESTRA MADRE

Si revisamos brevemente la vida de una aldea del noreste de Tailandia durante un ciclo anual de los años cincuenta, entenderemos el respeto y la gratitud de su gente hacia la madre naturaleza, así como el temor de provocar el enojo de los espíritus que la habitan y que pueden alterar su dinámica con fatales consecuencias.

La cosecha principal de arroz se obtiene al final de los monzones, a saber, con las lluvias de mayo y junio comienza la temporada y a partir de octubre se inicia la cosecha. 
Podría parecer que entonces queda mucho tiempo libre, pero no, no es así. Una economía autosuficiente es muy exigente.

Para empezar, puede haber hasta dos nuevas cosechas de arrroz en las tierras bajas que conservan una mayor humedad, con especies más adaptadas y lógicamente un menor rendimiento.

Los primeros meses de cada año hay que recoger y procesar la sal para consumo propio, para trueque o bien para obtener dinero en efectivo si hay excedente. Esto ocurre con muchos otros productos que se producen en los huertos familiares en los que se cultiva tabaco, especias, ajos, cebollas y pimientos. Parte de la cosecha se deshidrata para consumirla fuera de temporada.

Hay que incluir la caña de azucar y el abastecimiento de madera para fabricar muebles y para la construcción o reparación de la propia vivienda. Se tejen cestas y se reparan los caminos después de las lluvias. De los caracoles se aprovechan hasta las conchas para producir cal alimentaria.

También se plantan pepinos, habas,  patatas, sandías, algodón e índigo para el colorante de los tejidos. El algodón se cosecha en febrero y la limpieza, desmotado, separación e hilado se llevan a cabo en los meses siguientes.

Isan PRINCIPAL 3.jpg
Isan SMALL 7.jpg
Isan SMALL 8.jpg
Isan SMALL 9.jpg

Algunos vecinos crían gusanos de seda para diponer de este preciado tejido a partir de sus capullos.
Se pesca todo el año y luego elaboran la salsa de pescado fermentado, un condimento habitual en su gastronomía. 
Tienen pollos y gallinas, y en menor medida patos porque necesitan más cuidados.
Disponen y cuidan sus búfalos para arar el campo y bueyes para tirar de los carros.

Hay una cierta especialización por lo que unos dependen de otros en mucha mayor medida que cuando las compras se hacen en el supermercado, exactamente lo mismo ocurre con su entorno natural.

Para iluminar las casas se preparan antorchas de hojas con savia pegajosa mezclada con madera blanda y corteza, todo enrollado en hojas secas. Para ello hay que recoger la savia, la madera y la corteza antes del inicio de la temporada de lluvias.

A diferencia de los procedimientos actuales de producción, en la forma tradicional se pueden apreciar todas las transformaciones desde la materia prima hasta el producto listo para su consumo, saben de dónde proceden y son conscientes de que la naturaleza es generosa pero que también tiene sus límites.
Una experiencia que merece la pena compartir.

A continuación algunas visitas interesantes en Isán, como botón de muestra.

PHNOM RHUNG HISTORICAL PARK

La cercanía de Camboya hizo que su influencia fuese muy importante a partir del siglo X, cuando ejercía su dominio el imperio Jemer de Angkor. 
En la actualidad quedan bellísimas muestras como este templo en la provincia de Buri Ram

Lo más habitual es que junto a las playas se planifiquen las etapas sobre el eje sur/norte de Tailandia, Bangkok – Chiang Rai. No obstante, puede ser una excelente idea pensar en organizar las etapas sobre el eje este/oeste, por ejemplo, de Buri Ram a Chiang Mai y luego a Mae Hong Son, junto a Myanmar
Entre otras ventajas los estilos de sus monasterios budistas son muy distintos entre sí y la variedad hace mucho más interesantes cada una de las visitas. 

Los restos históricos reposan sobre la colina de un antiguo volcan a unos 200 metros de altura y sus templos están dedicados a la diosa hindú Shiva.

Isan PRINCIPAL 4.jpg
Isan SMALL 10.jpg
Isan SMALL 11.jpg
Isan SMALL 12.jpg

CELEBRACIONES EN SURIN

En Surin mantienen una relación muy especial con los elefantes y comparten protagonismo en las tres fiestas principales de la ciudad, una excelente oportunidad para visitar Isan.

Desfile de ordenación de novicios en elefantes, en mayo.

Procesión de elefantes con los jóvenes que se ordenan monjes, en mayo.
Es tradición que los jóvenes varones se ordenen por una temporada como monjes budistas, un rito de paso a la edad adulta que mejora su estima social y que para la familia es motivo de orgullo. 
Los novicios viajan sobre los lomos de los elefantes en una colorista procesión.

Festival de las velas de Surin, en julio

Festival de las velas de Surin, en julio. También se celebra en Ubon Ratchathani.
Unos días antes del inicio de la cuaresma budista (Pansa) tiene lugar la ceremonia de las velas en los templos, una tradición que se desarrolla sobre la base de uno de los sermones de Buda. 
Ofrecer a los monjes luz como presente es un valioso gesto entre los creyentes budistas, si bien en la actualidad ha evolucionado para hacer mucho más amplia la gama de regalos en la procesión matinal, son acciones de mérito que muestran su compromiso en el sostenimiento de la comunidad religiosa.

Rodeo de elefantes de Surin, en noviembre

Rodeo y espectáculo de elefantes de Surin, en noviembre.
Más de cien elefantes se reunen en un espectáculo en el que muestran sus habilidades junto a sus mahouts (cuidadores) e interpretan batallas épicas del antiguo Reino de Siam.


PHI TA KHON FESTIVAL EN DAN SAI (LOEI)

Phi Ta Khon, el Festival de los espíritus, finales de mayo o junio.

Este festival forma parte de las celebraciones vinculadas con la agricultura y su nombre se traduce como 'espíritus enmascarados' ('masked ghosts'). Aún con esta referencia clara al mundo de los espíritus, el festival recrea una escena de una de las vidas anteriores de Buda, entrelazando así ambas creencias.

Se trata del retorno del Príncipe Vessantara a su ciudad después de años de exilio. Todos sus habitantes se unen a las celebraciones con tal motivo y también lo hacen los espíritus, que no quieren perderse la fiesta.

Uno de los protagonistas más interesantes es el llamado Jowpor Guan, un hombre bueno y muy respetado en la comunidad que ejerce la función de medium y como tal comunica a sus vecinos los deseos de los espíritus y lo mismo a la inversa, solicita su mediación para que todos ellos obtengan una respuesta favorable a sus peticiones.

En la imagen lleva una cinta blanca en la cabeza mientras los vecinos solicitan su ayuda conforme atan el cordel a su muñeca y dejan un donativo. 

Isan PRINCIPAL 5.jpg
Isan SMALL 13.jpg
Isan SMALL 14.jpg
Isan SMALL 15.jpg

Quizá te interese