Chaman Lisu comunicándose con el Espíritu guardián

La comunicación entre el mundo de los vivos y el de los espíritus tiene algo de extraordinario, sin dejar de ser por ello un asunto doméstico.
En el audiovisual mostramos al chamán de un poblado Lisu mientras se comunica con el más allá, a petición de una de sus convecinas. 

Ahora puede seguir leyendo o se lo podemos mostrar en el siguiente vídeo, mucho mejor, sin ninguna duda.

Lisu shaman PRINCIPAL 1.jpg

Comunicarse con familiares y amigos a través de los móviles es ahora rápido y fácil, pero hace 60 ó 70 años era bien distinto.  Si querías hablar con un primo que vivía en otra ciudad, o mejor aún, en otro país, había que solicitar una conferencia con algún tiempo de antelación y esperar a que la comunicación estuviese lista. 
No era un acto cotidiano más, tenía algo de extraordinario

Comunicarse con los espíritus se parece un poco y obviamente también resulta  extraordinario, no lo puede hacer cualquiera. Sería como tener familiares en las antípodas y poner una conferencia telefónica con ellos, igual que a mediados del siglo XX pero esta vez a través de un chamán o de un médium.

Lisu shaman PRINCIPAL 2.jpg

Claro que la comunicación no discurre como lo hacemos a través del teléfono 'Hola Pedro ¿Cómo estás?', pero si se parece en que hay alguien a quien no se ve pero que sabes que está al otro lado.

Una vecina de un poblado Lisu acude a casa del chamán porque se siente enferma y necesita su ayuda para encontrar la causa y, si es posible, también la solución. 

Como puede observar en las imágenes todo transcurre en el salón de la casa frente al altar, con los niños presentes pero a lo suyo y la televisión encendida, no hay motivo para esconder nada, sucede de manera espontánea y natural.

Lisu shaman PRINCIPAL 3.jpg

El chamán consulta entonces con Ápamu, guardián y protector de la comunidad.

Fíjese que los niños no prestan ninguna atención a lo que hacen los adultos, miran relajados la televisión mientras uno de ellos observa con curiosidad a los extranjeros que graban la escena.

El mundo de los espíritus no visibles está densamente poblado, más o menos como el nuestro y entre ellos mantienen una jerarquía, no todos son iguales.

Es interesante saber que también ellos tienen su carácter. Ápamu, por ejemplo, es muy susceptible con la limpieza del templo y hubo un tiempo en el que decidió abandonarles porque no era suficiente.

Lisu shaman PRINCIPAL 4.jpg

Una vez finalizado el ritual, el chamán ya dispone tanto de diagnóstico como de solución para el mal. El problema tenía su origen en la falta de atención de la enferma al espíritu de su bisabuelo y, por consiguiente, la solución será prestarle el debido respeto y hacerle las correspondientes ofrendas en su casita de los espíritus.

 

Quizá te interese