El interesante manglar en la costa de Krabi

Los manglares son ecosistemas muy singulares y de alto valor en términos de biodiversidad. Tienen de especial que sus plantas son capaces de colonizar un territorio prohibido para el resto de especies. No es tierra firme y tampoco un medio acuático, depende de la marea.

La propuesta que vamos a hacerle es modificar el horario habitual de visita, con el objetivo de disfrutar de un paisaje fantástico y aumentar las probabilidades de ver vida salvaje.

Si se siente perezoso en este momento, permítanos contarle todo a través del siguiente video, si no, puede continuar leyendo ;-)

The mangrove PRINCIPAL 1.jpg
The mangrove SMALL 1.jpg
The mangrove SMALL 2.jpg
The mangrove SMALL 3.jpg

Los manglares forman un ecosistema único donde ninguna otra planta se atreve, en la frontera.  Tierra firme cuando la marea está baja y bajo el agua durante la pleamar. En Tailandia los podemos encontrar tanto en el Mar de Andamán como en el Golfo de Tailandia. En este caso se trata de un Parque Nacional próximo a Krabi y Aonang.

La vida en este ambiente tiene que enfrentar dos retos particulares, la salinidad del agua marina y la inundación de los suelos que, entre otras cosas, ocasiona el que éstos carezcan del oxígeno necesario para que respiren las raíces.

La sal concentrada en cualquier organismo vivo hace el mismo efecto con el agua que una esponja, la absorbe, razón por la que si no se hace nada, uno se deshidrata y muere
El mangle, el árbol que forma el manglar, tiene varios mecanismos de adaptación. 

Uno de ellos consiste en unas glándulas especializadas que bombean la sal desde los tejidos al exterior, situándola en el envés de las hojas, en el tallo y, en algunas especies, en las hojas más viejas que al caer se llevan una parte del exceso de sal.

The mangrove PRINCIPAL 2.jpg
The mangrove SMALL 4.jpg
The mangrove SMALL 5.jpg
The mangrove SMALL 6.jpg

En cuanto a la escasez de oxígeno en el suelo inundado, el mangle lo compensa echando raíces a poca profundidad de las que emergen los llamados neumatóforos, que permiten la respiración durante la marea baja. Además dispone de unos tejidos especialmente porosos que facilitan la oxigenación de las partes sumergidas.

Otra singularidad del mangle son las raíces aéreas que surgen de la parte baja de los tallos y que se dejan caer hasta el suelo, además de proporcionar nutrientes contribuyen a fijar la planta frente a la dinámica de las mareas.

El bosque de raíces bajo el agua y la constante producción de hojarasca tienen un enorme valor para el ecosistema. Proporcionan resguardo y sustento a multitud de especies marinas y terrestres, además de proteger el suelo del litoral frente a la erosión del mar.

En esta ocasión lo que le proponemos es visitar el manglar modificando el horario más habitual. Amanecer en el manglar

The mangrove PRINCIPAL 3.jpg

Si contrata los servicios de un guía especializado puede moverse con mayor autonomía y sin apenas llamar la atención, lo que le va a permitir disfrutar de la atmósfera propia de estos bosques y tener más oportunidades de observar a sus habitantes, que no es nada fácil. 

También podrá hacer mejores fotos. Cuando el sol está alto, el fuerte contraste entre la luz que reflejan las copas de los árboles y la sombra que se produce del dosel del bosque hacia abajo resulta poco favorecedor. Así que agradecerá evitar las horas centrales del día.

The mangrove PRINCIPAL 4.jpg

Por último y aunque resulte una obviedad, recordar que es importante que el guía conozca muy bien el parque natural y controle los ciclos de las mareas

Ir bien provisto de repelente para los mosquitos, llevar un calzado apropiado y bien sujeto al pie, por si fuese necesario bajar de la canoa y, como siempre que nos embarquemos, la bolsa estanca para la cámara, un pequeño bote con desinfectante y unas tiritas.

The mangrove PRINCIPAL 5.jpg

Quizá te interese