Wat Doi Suthep, Chiang Mai

Este monasterio se encuentra situado en las faldas de una montaña, a pocos kilómetros de la ciudad de Chiang Mai. Los metros finales podrá ascenderlos a pie o bien utilizar el tren cremallera de que dispone.

Guarda reliquias de Buda en su estupa, lo que hace que sea muy frecuentado por los devotos de esta religión. Vienen de todos los rincones del país con el objetivo de expresar su fe, caminando en torno a la estupa y frente a las numerosas estatuas de Buda. 

El vídeo muestra el monasterio al mismo tiempo que explica el valor simbólico de las estupas, también llamadas chedis.

Admisión: 30 baht

Hay dos opciones, puede seguir leyendo o se lo podemos contar en el video que encontrará a continuación.

Doi Suthep PRINCIPAL 2.jpg

Esta vista de Chiang Mai es la que puede verse desde las terrazas del Wat Phrathat Doi Suthep, un templo budista situado en las faldas de la montaña que lleva su nombre, a 15 kilómetros de la ciudad.
Es el templo más importante del norte de Tailandia y todo un clásico para quienes viajan hasta aquí. Desde el aparcamiento de vehículos se asciende a través de 290 escalones, antes de adquirir la entrada.

La construcción del templo comenzó en el siglo XIV de nuestra era, a partir de su edificación principal, el chedi o estupa
Según la leyenda guarda en su interior como reliquia un trozo de hueso del hombro de Buda, transportado a esta montaña por un elefante blanco que vino de lejos para dar un rodeo en este lugar antes de yacer allí mismo, como señalando que ese era el sitio indicado para construir el monasterio que guardase los restos.
 
Tenga algo de verdad o no, esta circunstancia es relevante porque cuando las reliquias son del propio Buda, fragmentos de huesos o pelo, por ejemplo, el templo pasa a denominarse  'phra that', como es el caso del Doi Suthep, y en adelante será muy frecuentado por peregrinos.

Doi Suthep PRINCIPAL 1.jpg

La estupa o chedi es la principal construcción en los templos budistas, especialmente cuando guarda reliquias de monjes reconocidos por su carisma en vida, de miembros de la realeza o de budas.

Cada estupa representa el centro cósmico del universo, a la manera del monte Meru o del Kailas, en el Tibet. Obviamente no lo hace en términos espaciales sino de manera simbólica.

También se asocia a la mente de Buda, como las estatuas lo hacen con su cuerpo y la escrituras con su palabra.

Estos centros espirituales tienen algo en común con los mantras. Según la tradición budista ambas cosas producen un bien espiritual a quienes se acercan a ellos, a quien visita y rodea una estupa, y a quien pronuncia los mantras. No es necesario ser creyente ni entender su sentido. Simplemente ocurre.

Doi Suthep PRINCIPAL 3.jpg

Una leyenda budista cuenta que un cerdo que huía de un perro se puso dar vueltas a una estupa, de manera que el barro de su piel, con el roce, restauraba algunas partes de la estupa que estaban deterioradas. Pues bien, muchas reencarnaciones más tarde, ya como humano, este hecho involuntario le sirvió como mérito cuando trataba de integrarse en una comunidad budista.

La estupa se rodea en el sentido de las agujas del reloj, de forma que lo más sagrado -la estupa- queda a la derecha y el resto a la izquierda. Un patrón que se reproduce en numerosas creencias religiosas. 

Si decide incorporarse a la fila de creyentes, nuestra sugerencia es que muestre su respeto hacia Buda, como podría hacerlo con Gandhi o la madre Teresa de Calcuta, para luego tratar de establecer un vínculo mental con él y con sus enseñanzas.

Doi Suthep PRINCIPAL 4.jpg

El recinto no es muy grande y recibe la visita de todo aquel que viaja hasta Chiang Mai, como turista o para venerar a Buda. 
En temporada alta es fácil encontrar aglomeraciones, téngalo previsto al fijar la hora en que piensa acudir, mientras que durante el verano además de estar menos concurrido, se agradece una temperatura algo más baja que en la ciudad, donde puede llegar a ser un poco agobiante.

Y, si dispone de tiempo, permanezca un rato más en el templo, después del anochecer.

Quizá te interese